Manuel Vilar ¿milagro del cielo o de la medicina?

 

por Francisco del Toro Zamora

Eran las 15:00 horas del 19 de junio de 1998, otoño en Argentina, Manuel Vilar de 18 meses de edad se encontraba pasando junto a sus familiares un día en una casa de Campo en Nogoyá, provincia de Entre Riós..


En un momento de distracción de la madre que según su testimonio “se encontraba en la cocina preparando una torta (tarta)” el pequeño Manuel desaparece de la vista de todos. Cuando al fin es encontrado este se encuentra flotando boca abajo en la piscina, el agua se encontraba tranquila, lo que hacía suponer que el niño llevaba al menos 25 minutos en el agua.

Al sacarlo el niño estaba pálido, frio, cianótico, rígido, con los ojos vidriosos y fuera de las órbitas y por supuesto sin pulso ni respiración .

Madre Maravillas de Jesús, supuesta autora del Milagro

Inmediatamente se le aplican maniobras básicas de reanimación siendo trasladado posteriormente al hospital de San Blás en Nogoyá llegando al centro sanitario helado y sin signos vitales.

Mientras, la madre del pequeño, Alicia Silio, elevaba las oraciones por Manuel a la Beata Maravillas de Jesús, perteneciente a la orden Carmelita descalza, monja a la que Alicia tenía una gran devoción (fue beatificada el 10 de Mayo de 1998, poco más de un mes antes del “milagro” y canonizada el 4 de mayo de 2003 sirviendo este “milagro” como prueba para su santificación). Pero traslademonos a la sala de urgencia del mencionado hospital ¿Qué ocurría mientras allí?. El doctor Edgardo Labarba diagnostica ausencia de latido cardiaco y de respiración, así como, midriasis bilateral (esto es, ambas pupilas dilatadas). Tras media hora de maniobras de reanimación cardio pulmonar (RCP) le vuelve el pulso al bebé, quince minutos mas tarde recupera la respiración espontánea.

Según el médico que lo atendió, Edgardo Labarba, "una persona muere por asfixia por inmersión a los 5 minutos. Según investigaciones posteriores, el chico estuvo sumergido entre 15 y 30 minutos. A la familia le demandó otros 10 llegar al hospital”.

Unas vez revertida la parada cardio respiratoria (PCR) el pequeño Manuel es trasladado al hospital materno infantil de San Roque, en Paraná. Allí fue ingresado en coma en la UCI donde pasó 24 horas. Al cabo de estas 24 horas Manuel revirtió completamente del coma, el cual se creía si no bién iba a ser irreversible al menos el bebé quedara en estado vegetativo debido la prolongado tiempo que se mantuvo en anoxia (falta de oxigeno).

El pequeño Manuel en brazos del Dr Labarba acompañado de sus padres

¿Realmente fue un milagro?

Pasemos a analizar los hechos desde el punto de vista sanitario.

Hay un detalle de vital importancia en todo este asunto, no es otro que la administración en el lugar de los hechos de una RCP básica, esto es respiración boca a boca (en este caso boca-nariz debido a la corta edad del paciente) y masaje cardiaco.

La rápida administración de estas medidas proporcionan al paciente una oxigenación y un bombeo de sangre de urgencia mientras se toman las medidas adecuadas, o sea, una RCP avanzada, en la cual se utilizan drogas (adrenalina, atropina) para favorecer la recuperación del pulso mientras se le es administrado masaje cardiaco (no descargas de desfibrilador como nos ponen espectacularmente en las películas, estas se utilizan para otras dolencias cardiacas) y la intubación endotraqueal para administrar oxigeno directamente a los pulmones.

Veamos ahora que dicen al respecto los manuales de RCP y estos mismos nos darán la explicación a este hecho tan milagroso.

Normalmente una RCP no suele prolongarse ms de 30 minutos excepto en cuatro casos casos:

-Hipotermia

-Ahogados

-Niños (de entre 1 y 8 años)

-Embarazadas

¿Qué nos encontramos en el caso de Manuel Vilar?, efectívamente, se cumplen tres de estas cuatro “leyes” de la medicina de emergencia.

Pasemos a explicar los protocolos de actuación en cada uno de estos casos.

Hipotermia; Se define como una temperatura corporal central (TCC) por debajo de los 35º, el efecto clínico más importante es la disminución gradual del metabolismo y del consumo de oxígeno. Además, existe una marcada resistencia de las celulas a la hipoxia (bajo nivel de oxígeno en la sangre).

En la hipotermia ligera (por debajo de los 30º) se produce bradicardia (disminución del ritmo cardiaco por debajo de las 50 ppm) arritmias, hipotensión y disminución del gasto cardiaco. Por debajo de los 28º aumenta el riesgo de fibrilación ventricular y de asistolia (ausencia de latido).

Se debe de iniciar la RCP convencional (a Manuel se la iniciaron) y aplicar medidas de calentamiento externo (Los testimonios no dicen nada al respecto, pero todo hace pensar que el instinto materno y teniendo en cuenta la corta edad del paciente la madre si bién quizas no lo llevaba abrigado con una manta o toalla, si lo llevaría en brazos arropandolo con su cuerpo).

Ahogamiento; Es la muerte provocada por la inmersión en agua o en otros líquidos. Cuando se produce una recuperación tras un daño por inmersión se le llama pseudoahogamiento o casi-ahogamiento (entonces en el caso que nos ocupa estamos ante un pseudoahogamiento).

El pseudoahogamiento puede asociarse a otras lesiones: medulares (zambullidas), embolismo aereo (buceo) o hipotermia .

Llegados a este punto ya tenemos a nuestro pequeño Manuél con hipotermia producida por su pseudoahogamiento..

Al igual que en el caso anterior se debe de iniciar la RCP básica (volvemos a insistir, se le realizó).

La RCP avanzada (la que posteriormente se le realizó en el hospital) se debe de prolongar si es necesario incluso una hora, el mótivo, cuando se produce una hipotermia (en un ahogado o pseudoahogado se produce) se produce una bajada de consumo de oxígeno a nivel celular, por lo tanto el cerebro no necesita de la cantidad de oxigeno que recibe en circunstancias normales e incluso la muerte celular se retrasa.

Recordemos una vez más las palabras del Dr Labarba:

una persona muere por asfixia por inmersión a los 5 minutos. Según investigaciones posteriores, el chico estuvo sumergido entre 15 y 30 minutos. A la familia le demandó otros 10 llegar al hospital.

De lo que se deduce que pasaron sobre 40 minutos hasta que Manuel recibió RCP avanzada, pero se le administró 20 minutos de RCP básica, y vuelvo a insistir, vitales para mantener la oxigenación celular.

A la media hora de la RCP avanzada recuperó el pulso, esto no es nada de extrañar puesto que se han comunicado casos de supervivencia y sin daño neurológico por hipotermia sobre todo en niños incluso después de una hora realizando maniobras de RCP.

A esto último añadir, aunque se trataba de un adulto, y por circunstancias profesionales, he sido testigo como después de una hora de RCP avanzada se le devolvía “la vida” a un ahogado que no recibió ningun tipo de RCP básica mientras lo transportaba un barco pesquero tardando aproximadamente unos 20 minutos al lugar donde estábamos esperando para iniciar la asistencia, entre la medicación propia de estos casos, se le administraba suero caliente por via intravenosa para revertir la hipotermia.

En una entrevista concedida por el padre José Francisco Guijarro, sacerdote español perteneciente a la congregación para las causas de los santos, a la periodista Carmen Porter (Misterios de la iglesia, ed. EDAF) el sacerdote exagera “un poco” el caso para hacerlo mas impresionante y digno de milagro, contradiciendo el testimonio de la madre y del personal sanitario.

Cito textualmente: “ Es un proceso de milagro hasta ahora, que yo sepa, no ha habido ninguno de este calibre. El pequeño se ahogó en una piscina y a juicio de los médicos estaba cadáver cuando llegó al hospital. El sábado lo llevaron al Instituto Anatómico Forense u cuando el lunes fueron los médicos para hacerle la autopsia, se dan cuenta de que empieza a latirle el corazón. La madre del niño se había encomendado a la beta Maravillas de Jesús, todos la dijeron que estaba loca, que el niño había fallecido. Lo tuvieron, creo, incluso en un frigorífico de los del hospital. Yo, cuando hablé con un médico de aquí, me dijo que no puede un cuerpo mantenerse en vida si se congela un tiempo determinado de horas”.

Creo que después de leer los hechos narrados por los testigos estas declaraciones no merecen comentario alguno.