J.  L. Espejo  Jiménez ( BraSi )

      Sevilla

 

Corría el año 1990, yo llevaba solo unos meses en España, precisamente seis, cuando me llego el primer  caso de presuntos fenómenos paranormales en un piso de Sevilla.

La dueña del piso contactó conmigo a través de una amiga mía, interesado por el tema acordamos el día de la primera visita al lugar donde presuntamente ocurrían los extraños fenómenos.

El piso estaba ubicado frente a un gran hospital de Sevilla.

La primera visita suele ser de contacto, entrevista, relato de los hechos, vista ocular, etc. yo llevaba solamente un maletín con grabadora, micrófono, aparatos radiestésicos y poco mas. Fuimos recibidos por Carmen,  su esposo no se encontraba en el lugar pues era horario de trabajo, rápidamente entablamos conversación sobre el tema y deje que me explicara el caso.

Poco después empecé con la típica batería de preguntas, cuando empezaron los fenómenos, quien había en la casa, hora de las manifestaciones, estado psicológico de los familiares, su opinión de los acontecimientos, su valoración del barrio donde esta situado el piso, sus relaciones sociales, cónyuge, hijos, trabajo, etc.

El segundo paso fue una visita detallada al interior del inmueble con las respectiva explicaciones de cada echo por parte de la propietaria.  Me contaba que tenia mucho miedo, que sonaban golpes, sillas cambiaban de sitio, decía que una foto que tenia en un marco en el dormitorio ( un familiar fallecido) la miraba, juraba que los ojos en la foto se movían persiguiéndola con la mirada, voces en la noche y otras cosas mas que despertaban mi curiosidad.

Antes de empezar una investigación es importante y decisivo esa primera visita donde se sacan muchas conclusiones a respecto del caso y fue exactamente eso lo que conseguí, sacar una conclusión, que en verdad fue un poco desalentadora. Al cabo de una hora volví a hacerle la batería de preguntas formulando las mismas en sentido inverso y de otra manera con la intención de que me corroborara todo lo dicho anteriormente.

Empecé a darme cuenta de la cantidad de contradicciones que me fui encontrando, probé con algunas preguntas trampas, y a cada nueva explicación, mayor índice de contradicciones. Ya tenia un primer veredicto, miente, pero por que motivo? Protagonismo, aburrimiento, o simplemente llamar la atención por alguna carencia afectiva?

Llevaba ya dos horas de conversación sobre el caso cuando sin querer la propietaria manifestó su deseo de mudarse del barrio, le hable del lugar y le seguí la corriente, estaba totalmente de acuerdo con ella sobre los inconvenientes de vivir en una avenida con mucho trafico de coches, y frente a un hospital. ¿A quien le gusta tanto ruido? 

Transformé lo que era una entrevista formal sobre el presunto fenómeno a una charla de amigos olvidándonos un poco del tema que me llevo hasta el lugar, con eso conseguí bucear en su vida privada descubriendo varias cosas que fueron decisivas para el cierre del caso.

A- Que el piso le estaba pequeño

B- que el lugar era ruidoso

C- que estaba frente a urgencias de un gran hospital

D- que su marido no estaba por la labor de mudarse de casa

E. tenia problemas con algunas vecinas

F-Tenia afán de aparentar mas lujo de lo que podía tener

G- Había intentado convencer con varios argumentos a su marido de la compra de un piso en mejor barrio y de mayor tamaño sin haberlo conseguido

H- Que su marido tenia cierto miedo a cosas paranormales ( curioso, no?)

Todas esas conclusiones me hicieron ver que la verdadera intención de la propietaria era conseguir convencer a su marido ,utilizando una persona experimentada en temas paranormales, de que ese piso estaba embrujado de alguna manera y que debían mudarse lo mas rápidamente posible, pues solo así serian totalmente felices y vivirían en paz, claro esta, que no entre en su juego y no se si ella lo consiguió, desde luego que por mi parte, no!