EL PALMAR DE TROYA
Un gran articulo de MOISÉS GARRIDO VÁZQUEZ
 

Pero hemos de dar un salto en el tiempo y remontarnos a marzo de 1968 para situar en sus inicios esta compleja historia de presuntas manifestaciones celestiales y milagros a la carta. Un caso aparicionista que, como tantos otros, surgió de la forma más inocente... El día 30 del susodicho mes, las niñas Josefa Guzmán, Ana García, Rafaela Gordo y Ana Aguilera (de edades comprendidas entre 11 y 13 años), se entretienen cogiendo flores en la finca "La Alcaparrosa", a escasa distancia de la tranquila aldea sevillana de El Palmar de Troya. Mientras se divertían, observaron sobre un lentisco una extraña "figura" que al instante creyeron poder identificar:

"Vimos una cara de mujer muy guapa, con ojos negros y bonitos... Nos sonreía. Era la Virgen". A partir de ese momento, la noticia se propagó por toda la aldea. Familiares y vecinos al principio, y gente de otras localidades cercanas más tarde, fueron abarrotando el lugar "elegido" por la Virgen, que sería señalizado por los primeros devotos con una cruz hecha con ramas de tomillo.

 


 Las apariciones se repetían a las agraciadas niñas casi a diario, al tiempo que la prensa informaba puntualmente de los hechos y la Iglesia mantenía un prudente silencio, sin sospechar lo que le aguardaba en el futuro con respecto a este singular suceso... Curiosamente, entre el gentío que asíduamente se concentraba en la finca para presenciar las experiencias visionarias de las cuatro niñas, brotaron de forma espontánea "videntes" adultos que además de canalizar presuntos "mensajes celestiales" protagonizaban fenómenos prodigiosos como la estigmatización, la xenoglosia (don de lenguas) o la "comunión mística".

 


Algunos nombres como Rosario Arenillas, José Manzano, Antonio Anillos, María Luisa Vila, Pepe Cayetano, etc. se hicieron popular entre los fieles de este recién inaugurado enclave mariano. Entretanto, las niñas terminarían por desaparecer del escenario en un abrir y cerrar de ojos, tal vez obligadas por sus propios padres ante la trascendencia social que estaba adquiriendo la historia. CLEMENTE, FIGURA CLAVE Nada hubiese sido igual en las apariciones de El Palmar de Troya sin la presencia del joven Clemente Domínguez.

 


 Este contable sevillano, que trabajaba en la revista "Nuestra Ciudad" de la Obra de San Juan de Dios, se acercó por vez primera a la finca "La Alcaparrosa" un 15 de agosto de 1969. Los presuntos fenómenos místicos que presenció, en compañía de su amigo el abogado Manuel Alonso Corral, le dejaron perplejo... Clemente tenía por aquel entonces 23 años. Su asistencia al lugar se hizo contínua hasta que finalmente también tuvo el privilegio de ser escogido por las "potencias celestiales" como era su persistente deseo. 

 

Así, tan solo mes y medio después de su primera visita al paraje, se le apareció la Virgen y el Padre Pío, célebre estigmatizado italiano fallecido un año antes. Precisamente fue este capuchino quien en una nueva manifestación hizo que Clemente experimentara en sus manos las heridas de la Pasión de Cristo:


"Sufre esto por el Santo Padre, lo tendrás por breve! tiempo". El hecho ocurrió el 13 de abril de 1970. Pero no fue la única estigmatización sufrida por el joven vidente. Hasta 1976 tuvo un total de siete, algunas tan sorprendentes y sospechosas como la ocurrida el 25 de marzo de 1973. Su costado derramó nada menos que dieciséis litros de sangre... En los periódicos y revistas de la época podían verse las impactantes imágenes de Clemente sangrando por las manos, la frente y el costado.

 


 Los restantes videntes no tardaron en reconocer el carisma y el protagonismo logrado por Clemente Domínguez en tan poco tiempo, quien junto a su fiel amigo Manuel Alonso se haría rápidamente con el control de la situación. El abogado, hombre inteligente y avispado donde los haya, supo sacar provecho de las presuntas vivencias místicas protagonizadas por Clemente, difundiendo por todo sitio los mensajes y las fotos con sus estigmas. Finalmente, ambos fueron expulsados por el padre Serafín Madrid de la oficina donde trabajaban, lo que les permitió dedicarse en cuerpo y alma a la "misión" que el Cielo les había encomendado desempeñar desde El Palmar de Troya.

 


A partir de entonces, el tándem funcionó a la perfección. "Ambos compartían el liderazgo del territorio, distribuyéndose sus funciones con marcada nitidez", señala el psiquiatra Alonso Fernández, autor del excelente libro "Estigmas, levitaciones y éxtasis" (1993). ¡ARRIBA ESPAÑA! Los mensajes de Clemente no podían pasar desapercibidos. Al margen de los contenidos apocalípticos y milenaristas, tan comunes en cualquiera de las numerosas apariciones marianas existentes, el vidente de El Palmar también ofrecía a sus acólitos una serie de mensajes ;supuestamente dictados por Jesús, la Virgen o hasta el propio Dios- de clara apología ultraderechista y que, obviamente, no dejaban indiferentes a nadie.

 


 Así, por ejemplo, el 17 de noviembre de 1974, Jesucristo nos advierte a través de Clemente: "¡Alerta España! ¡Alerta España! ¡Malos acontecimientos se avecinan sobre ti, oh España! Momentáneamente reinarán los emisarios del Anticristo, y después de un breve tiempo, surgirá el gran Caudillo del Tajo que restablecerá la fe católica en España y la extenderá hasta Moscú". Por su parte, Dios se manifiesta en El Palmar de Troya el 30 de septiembre de 1975 para transmitirnos otra "importante" revelación: "El Papa está con Franco porque Franco está con Cristo... ! Cuando muera Franco, el comunismo entrará en España y echará por las calles y rios el Sagrado Tabernáculo. ¡Qué poca vergüenza tienen algunos obispos en España, que se levantan ahora contra Franco, cuando Franco es el defensor de los obispos. ¡Bienaventurada España que ha sido gobernada nuevamente por un santo!".

 


 Discursos "divinos" como éstos marcaron el sendero por el que fueron desarrollándose poco a poco las apariciones de El Palmar de Troya, hasta culminar en un inimaginable radicalismo integrista, tanto en lo religioso como en lo político. Pero no adelantemos acontecimientos... HABLA LA IGLESIA El respetuoso silencio mantenido al principio por el párroco de Guadalema de los Quinteros D. José Mª Juárez Moreno -de quién también dependía la aldea de El Palmar-, fue dejando paso a una serie de comunicados dictados por el Arzobispo de Sevilla, D. José María Bueno Monreal.

 


El 18 de mayo de 1970 advierte que en El Palmar de Troya se está produciendo una histeria colectiva de tipo supersticioso y además añade que: "Prohibimos la celebración de todo acto público religioso en el mencionado lugar; pedimos a los sacerdotes, religiosos y religiosas, tanto de la diócesis como de fuera de la misma, que no hagan acto de presencia en ninguna de aquellas manifestaciones mientras no fueren expresamente autorizados y exhortamos, asimismo, a los fieles a que se afirmen en la fe y en la palabra de Dios según el magisterio auténtico de la Iglesia..." Sin embargo, esta primera amonestación oficial sirve de muy poco. En el lugar se siguen celebrando misas y diversos cultos religiosos, a la vez que siguen llegando numerosos visitantes, sobre todo enfermos que esperan sanar milagrosamente estando cerca de los videntes.

 


 Uno de esos días, se arremolinaron en torno al lentisco nada menos que cuarenta mil personas provistas de botellas de agua, siguiendo las instrucciones dadas por la Virgen al propio Clemente. Llegaron peregrinaciones de toda España e incluso del extranjero. Los rumores hablaron de presuntas curaciones extraordinarias, como la de Luis Fernando, un niño sordomudo de catorce años, natural de Avilés.

Según algunos testigos, de improviso comenzó a hablar y a decir que le molestaba el ruido... Pero al margen de casos tan poco sostenibles, es cierto que tuvieron lugar otros sucesos anómalos que atrajeron la atención de médicos, periodistas y parapsicólogos. Se estudiaron las "comuniones místicas" y las "estigmatizacion! es" de algunos videntes, menos las de Clemente ya que se negó siempre, e incluso se entrevistaron a testigos que observaron extrañas "esferas luminosas" mientras tenían lugar las apariciones, así como la llamada "danza solar" (como la que tuvo lugar en agosto de 1969). Pese a esos "prodigios sobrenaturales", la Iglesia seguía manteniendo su firmeza.

 


Y razones no le faltaban... El lugar era cada vez más frecuentado por católicos defensores del espíritu ultraconservador que pregonaba Clemente a través de sus mensajes. Ya en el ambiente se respiraba una atmósfera propia de otros tiempos. Varios sacerdotes integristas, acérrimos defensores de las apariciones de la Virgen, se encargan de celebrar misas en latín y dirigir el rosario. Clemente aprovecha, bajo éxtasis, para recriminar a la Curia romana. El 8 de febrero de 1971, recibe un nuevo mensaje de Jesucristo: "Satán ya está en el Vaticano gobernando la Iglesia, pues hay obispos que todo su afán es destruir a la Iglesia; pero no podrán.

 


 Yo estaré con mi Iglesia hasta la consumación de los siglos"... El 15 de marzo de 1972, el Arzobispo de Sevilla reitera el primer comunicado, advirtiendo además a los sacerdotes y religiosos asistentes al lugar que "nos veremos obligados a proceder contra los mismos con las penas canónicas correspondientes". SE ARMA LA DE TROYA... Clemente y Alonso no se amedrentan ante las serias amenazas del clero, sino todo lo contrario. De hecho, ya tienen planes de futuro... Llevan tiempo reuniendo suficientes millones, donados por sus seguidores más acomodados, logrando en 1972 comprar la finca "La Alcaparrosa", de unos 35.000 metros cuadrados, y varios locales de El Palmar.

 


Poco después, iniciarían sus viajes proselitistas por toda Europa, Estados Unidos, Canadá y América Latina. Esos contactos les reportan muchos beneficios económicos, además de conseguir bienes y propiedades de muchos simpatizantes que comparten sus mismos ideales anticomunistas y antiprogresistas. Diversas organizaciones integristas internacionales apoyan la "obra" que desde este perdido rincón del sur de España ha comenzado a expandirse por los cuatro puntos cardinales... Pero las ambiciones de Clemente no son únicamente lucrativas. El vidente carismático de El Palmar tiene altas aspiraciones, como podemos apreciar a través de un mensaje que le dicta la Virgen el 6 de marzo de 1973: "El Padre celestial ha querido que sea este lugar la luz y la antorcha que ha de preparar a los hijos de la nueva Iglesia...

 


 De este bendito lugar quiere el Eterno Padre que salgan los apóstoles que han de preparar a la humanidad para el retorno de Jesús". Dos años después, el 22 de diciembre de 1975 recibe un comunicado crucial: "Mis queridos hijos: En estos momentos se funda la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz. Desde hoy comienza para vosotros esta Orden, que se prepara para la Segunda venida de Éste que os habla, Cristo Jesús". Una semana más tarde, y en presencia del arzobispo Martín Ngô-Dinh Thuc, que se acercó al enclave interesado por los acontecimientos allí vividos, la Virgen pide, a través de Clemente, que se ordenen sacerdotes y se consagren obis! pos en aquel lugar.

 


 La misma noche de fin de año son ordenados "sacerdotes" Clemente Domínguez, Manuel Alonso, el francés Luis Moulins y los irlandeses Francisco Coll y Pablo Gerardo. Y diez días después, Clemente, Alonso y otros tres miembros de la recién creada Orden de los Carmelitas de la Santa Faz son consagrados "obispos" por Dinh Thuc. La paciencia del arzobispo de Sevilla tocaba a su fin. En una nueva nota oficial, fechada el 14 de enero de 1976, Bueno Monreal declara irregulares las ordenaciones y consagraciones efectuadas y considera suspensos a divinis a los implicados, prohibiéndoles que puedan ejercer el ministerio sagrado.

 


Al día siguiente, el Vaticano actuaba contundentemente. A través del Nuncio Apostólico en España, Luigi Dadaglio, procedía a la excomunión del arzobispo Dinh Thuc y de los "obispos" que consagró dos semanas antes. Sin embargo, el "obispo" Clemente no retrocede ni un ápice en sus propósitos. Su "orden religiosa" se llena de "sacerdotes" y "obispos" ordenados y consagrados por él mismo. Pero un lamentable suceso trastoca por el momento la imparable carrera "apostólica" de Clemente. 

Regresando de Francia, en uno de sus frecuentes viajes, sufre un gravísimo accidente de coche en compañía de otros cuatro "obispos". El suceso tuvo lugar el 29 de mayo de 1976 en el km. 32 de la autopista Bilbao-Behovia. Clemente pierde completamente la vista, mientras que los demás resultan ilesos... El "obispo" vidente se resigna como puede: "Más vale entrar en el cielo sin ojos, que en el infierno con ellos"...

 


 ¡ VIVA GREGORIO XVII ! La Orden Palmariana seguía creciendo a pasos agigantados, tanto en miembros como en fortunas y propiedades inmobiliarias. Mientras, Clemente Domínguez, "Obispo Primado", y Manuel Alonso, "Obispo Secretario de Estado", deciden erigir en el lugar de las apariciones una ostentosa basílica en la que se ubicaría la sede del nuevo Vaticano, una construcción valorada actualmente en más de 2.000 millones. Los "mensajes celestiales", a partir de entonces, parecen definir perfectamente a donde van dirigidos los delirios megalomaníacos de Clemente: "Tú serás el futuro Pedro. El Papa que consolidará la fe y la integridad de la Iglesia... Reinarás con el nombre de Gregorio...", le anunció Jesucristo el 4 de agosto de 1976.

 


 Y por fin su sueño se hizo realidad al morir Pablo VI. El 6 de agosto de 1978 se le aparece nuevamente Jesús, en esta ocasión acompañado de San Pedro y San Pablo para dar fe de tan solemne acto. El Hijo de Dios le nombra "Papa" y él mismo se autoproclama Gregorio XVII. Sus adeptos le llevan en la silla gestatoria por las calles de El Palmar de Troya al grito de ¡Viva el Papa Gregorio XVII!. Es en el céntrico barrio sevillano de San Vicente donde tiene su "Palacio Apostólico". No muy lejos, se ubica la "Casa Generalicia" y el "Seminario". 

 

Una vez instalado cómodamente en la silla de Pedro, Clemente instaura la "misa tridentina", convoca el Santo Concilio Palmariano, "excomulga" a Juan Pablo II y canoniza a Francisco Franco, Primo de Rivera, Escrivá de Balaguer y otros personajes afines...


A partir de ahí comienza un régimen totalitario dentro de la Orden Palmariana. Algunos "sacerdotes" y "obispos" no aguantan más y huyen acusando a sus superiores Clemente y Alonso de mantener un comportamiento sectario y de apropiarse de todas sus pertenencias. Sin duda, la jerarquía piramidal por la que se rige dicha orden, amén de los constantes castigos, las malas condiciones alimenticias y la incomunicación con el mundo exterior se hicieron insoportables para algunos jóvenes "novicios". Los escándalos de la Iglesia Palmariana saltaron a la luz pública cuando diversos ex-carmelitas revelaron a los medios de comunicación hechos tales como coacciones y amenazas, vejaciones, prácticas sadomasoquistas, estafas lucrativas, etc. Paradójicamente, en 1988 logran inscribirse en el Registro de Asociaciones Religiosas del Ministerio del Interior como "Iglesia Cristiana Palmariana".

 


 EL PALMAR HOY Pese a que recientemente se habló de cierta crisis económica en el seno de la iglesia liderada por Gregorio XVII -de hecho, obtuvimos un documento interno de la Orden en el que se solicitaba ayuda económica a los feligreses debido a las numerosas deudas contraidas-, lo cierto es que su actual patrimonio se cifra en unos 10.000 millones de pesetas y las cuentas corrientes que mantienen abiertas en ocho entidades bancarias siguen recibiendo cuantiosas cantidades económicas. Es más, parece que se ha revitalizado todo este tinglado aparicionista desde 1998, cuando Gregorio XVII celebró el "Año Santo Palmariano" con motivo de cumplirse el 30º aniversario de la primera manifestación de la Virgen en El Palmar de Troya. Ese año, el "Papa" cismático pronunció una veintena de sermones y en la Basílica Catedralicia los palmarianos celebraron casi tres mil misas, ante el fervor de sus adeptos...

 


Sin embargo, Clemente también tiene infieles entre los suyos... Él mismo ha desvelado que se estaba gestando una oscura trama orquestada por el Padre Isaac María que tenía por objetivo derrocarle y usurpar el trono de Pedro. En su sermón del 27 de octubre de 2000 tuvo palabras muy duras: "El perverso Padre Isaac que, durante más de 23 años largos, ha sido capellán oficial de Nos, es el cerebro de esta tenebrosa secta, que se había formado dentro de la Iglesia, con apariencia de reforma, con apariencia de renovar la Iglesia y, sin embargo, estaba hundiéndola (...) Un obispo que se salta la autoridad papal a las claras está manifestando que es un enviado de Satanás..." Gregorio XVII, receloso y con su orgullo herido, excomulga a 18 obispos y 7 monjas.

 


Entre ellos, al Padre Laureano, de quien se dice que pretendía acabar con la vida del "Papa" cismático. ¿Las pruebas?: en su celda se encontró una bolsa conteniendo un pasamontañas, dos guantes blancos y una navaja automática... "C! uando hemos visto esta hora terrible de la Iglesia, y que hemos estado a punto de ser asesinados, y todavía corremos el peligro de ser asesinados, Gregorio XVII, despierto y vigilante, naturalmente no puede dejar la Cátedra de Pedro huérfana. Nos no podemos caminar tranquilos sin dejar un sucesor, que es el Padre Isidoro María de la Santa Faz...", manifestaba Clemente hace escasos meses. Así las cosas, y para seguir manteniendo su poder y su iglesia fortalecida, Clemente ha vuelto a recibir mensajes celestiales durante sus multitudinarios sermones celebrados en la Basílica Catedralicia.

 


 El pasado 21 de enero, Jesucristo le reconforta con el siguiente mensaje: "Mi amadísimo Vicario, hijo mío, estoy muy contento con tu actuación valiente en defensa de mi Iglesia (...) Vicario mío, alza tu espada flamígera, defiende mi Iglesia Palmariana. Tú eres mi segunda piedra, mi amadísima segunda piedra. El que osare mover esta piedra, Yo le fulminaré (...) Oh mi amadísimo Vicario, quien a ti no te obedece, a Mí no me obedece; quien no está contigo, no está conmigo..." Por otra parte, en estas últimas semanas Clemente ha distribuido entre sus fieles un texto de más de 50 páginas titulado "El Credo Palmariano a la luz de la Historia Sagrada o Santa Biblia Palmariana".

 


En su trasnochado y delirante contenido podemos leer cosas como: "Creo que la Iglesia Católica Palmariana o Iglesia Cristiana Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz, es la Madre y Maestra de las Almas, la cual es la única que enseña los misterios de Fe o Doctrina verdadera e inmutable, que constituyen el Sacrosanto Tesoro de la Divina Revelación". Sobran comentarios... Observamos asimismo que los mensajes difundidos por Gregorio XVII se han radicalizado en estos últimos tiempos. De hecho, el "iluminado" de El Palmar ha adoptado una actitud teriblemente mesiánica, creyéndose elegido por Dios para llevar a cabo una misión salvífica en estos oscuros tiempos milenaristas en los que, según los miembros de la Iglesia Palmariana, Satanás anda suelto... "Mirad, los acontecimientos se aproximan -advierte severamente Clemente-. Mirad el mundo, como suben a Dios las ofensas del mundo.

 


Las aberraciones se multiplican. No hay respeto a Dios en las calles, en las ciudades, en los pueblos, en ninguna parte (...) La humanidad anda desenfrenada, entregada a las malas pasiones, a los vicios, a las depravaciones..." No es de extrañar que con esa mentalidad llegue a creer que el fin del mundo está próximo y que las señales precursoras ya se están dando... "No paran las guerras, como veis. Se acaba una y comienza otra. Es imparable, hasta que llegue la Tercera Guerra Mundial...

" Luego advierte que otras naciones como Albania, Bulgaria, Macedonia, Grecia, Turquía o China se están preparando para una terrible batalla en la que Moscú intentará mediar: "Cuando todos esos paises estén en llamas, cuando se haya provocado la existencia del cuarto Reich, entonces será la justificación para que se levante de nuevo el comunismo... ¡Cuidado con Moscú!... ¡Cuidado con China!...

" Los seguidores de Gregorio XVII -que ahora dice ser el "Noé apocalíptico"- se preparan ciegamente para "librar la gran batalla contra las huestes infernales. Están dispuestos a obedecer a su lider en todo.


"Fuera de la verdadera Iglesia de Cristo, que es la Palmariana, no hay salvación posible", avisa Gregorio XVII en otro de sus discursos. Sin duda, existe un peligro en potencia. ¿Se convertirá este "visionario" de 55 años en una especie de David Koresh, Luc Jouret o Marshall Applewhite arrastrando a sus adeptos hacia su apocalipsis particular?... 

Esperemos que esta alucinante historia no alcance derroteros dramáticos, y es que pocas apariciones marianas han cosechado niveles de fanatismo y paranoia comparables a los del Palmar de Troya... (Anexo) "LA CRUZ BLANCA": EL NUCLEO DISIDENTE El 21 de enero de 1976 visita El Palmar de Troya un hombre dedicado a los negocios turísticos.


Su nombre: Félix Arana Arenal. Por esas fechas, había dejado la ciudad condal para pasar unos días de vacaciones por el sur de España. Fue la ocasión apropiada para acercarse hasta el célebre paraje de las apariciones y poder presenciar "in situ" los éxtasis de los que tanto había oido hablar... Pero Félix Arana, que tenía 53 años, no podía imaginar las sorpresas que le aguardaban... Durante varios días sometió a distintas pruebas a los videntes en los momentos en que se hallaban en pleno "arrobamiento místico". 

Finalmente, terminaría convencido de la autenticidad de aquellos "contactos" con la Virgen y otras figuras celestiales. Según Arana, los videntes acertaron un hecho concreto de su vida pasada que nadie de El Palmar podía conocer.


Y es que antes de dedicarse a su actividad comercial, Félix Arana había sido sacerdote claretiano hasta 1956, año en que decide abandonar los hábitos. "Aquí en El Palmar noté enseguida una tremenda transformación espiritual -nos cuenta con entusiasmo-. Parecía que estaba en el noviciado cuando era jovencito. Entonces tomé la decisión de quedarme para siempre"... Es así como volvió a tomar de nuevo los hábitos, convirtiéndose muy pronto en una figura primordial -y respetada por muchos- dentro de este contexto aparicionista. Al principio, el Padre Félix -también de ideología integrista aunque no tan radical descubre en Clemente a un buen vidente. Mantiene estrechas relaciones con los Carmelitas de la Santa Faz y finalmente es consagrado "obispo" palmariano el 27 de febrero de 1976.

Los demás videntes también guardan una postura cordial, aunque algo alejada, con los miembros de la Orden. Pero el Padre Félix pronto se da cuenta de su error... Empieza a sospechar de Clemente cuando observa que se desvía del camino correcto y que ambiciona convertirse en "Sumo Pontífice". A los dos meses abandona el grupo indignado: "Hay graves fallos teológicos, morales y pastorales en los últimos mensajes de Clemente, que ha osado crear, a mi juicio, una Iglesia paralela a Roma". Pero la Virgen contraataca a través de Clemente:

 "Mis queridos hijos: ¡Ay de los traidores! Han traicionado esta obra del Palmar de Troya el padre Félix, el padre Ricardo Subirón y otros que abiertamente, si no han llegado a la traición, s! í colaboran...

" Desde entonces, ambos "bandos" mantienen una eterna rivalidad. Es cuando el Padre Félix decide coordinar a los restantes videntes, creando un nuevo grupo escindido de la Orden Palmariana: "La Cruz Blanca". Muchos le siguen en su particular "cruzada". El lugar de oración, y donde los videntes siguen recibiendo los "mensajes celestiales", está a escasos metros de la enorme tapia que separa la Basílica Palmariana del mundo exterior. El Padre Félix y los suyos levantaron allí una gran cruz blanca en torno a la cual se siguen dando cita todos los sábados por la tarde. En nuestras visitas hemos podido grabar los éxtasis de los mismos videntes que iniciaron estas controvertidas apariciones: Rosario Arenillas, José Manzano, Antonio Anillos, Manuel Fernández... Es como si el tiempo se hubiese detenido en aquel lugar.

 


 El Padre Félix celebra sus misas en latín en la capilla del Santuario del Inmaculado Corazón de María, ubicado en la calle Tulipanes nº 33 de El Palmar de Troya. Ese es su lugar de residencia y allí nos recibe siempre, en un acogedor estudio repleto de libros y cassettes donde se archivan los mensajes que semanalmente reciben los videntes bajo éxtasis.

Luego, el sacerdote claretiano se encarga de transcribirlos, fotocopiarlos y enviarlos a los cinco continentes. Recientemente, nos ha remitido el último mensaje de la Virgen a través de Rosario Arenillas. He aquí un fragmento: "¡Hijitos Míos! Yo quiero que podáis todos comprender las manifestaciones y Mensajes que tienen lugar en presencia de todos vosotros en este SAGRADO LUGAR (...)

Los que comprendéis Mis Palabras debéis pensar que los lugares que Mi Hijo ha escogido para invitar a los hombres al Camino de la Salvación, DEBEN SER RESPETADOS, pues son lugares donde la Voz de Mi Hijo se levanta para unir la tierra y el cielo (...) ORAD por el más caido, ORAD por aquél que no Me entiende, ORAD POR AQUELLOS QUE UN DIA ESTUVIERON EN ESTE SAGRADO LUGAR Y DESPUES SE FUERON, PORQUE NO SUPIERON COSECHAR LA SEMILLA QUE MI HIJO LES DABA CON TANTA BONDAD Y ABUNDANCIA AQUÍ... Y HAN LLEGADO A PERDERLA...

" MOISÉS GARRIDO VÁZQUEZ