Estudio fotográfico a una “Energía Instantánea”.  

 

 

Rafael Cabello Herrero y José Manuel García Bautista.

 

Revisando y repasando alguna que otra antigua revista de las muchas aparecidas a lo largo de la historia de AÑO CERO, llegué hasta el número 09- 146 del Año XIII.

 

 

 

En esta estupenda edición, un curioso y polémico artículo “EL CLAN DE LOS ELEGIDOS”, realizado por Don José Antonio Iniesta, me llevó hasta una serie de instantáneas del propio autor, en la parte superior de la página 40 se puede leer el siguiente pié de foto: (César González Escalona, con una línea de energía que apareció al revelar la foto y que el parapsicólogo Pedro Amorós considera autentica después de analizarla.).

Ante mis propias dudas y sin pensarlo opté por hacerle una pequeña disección solo con el ánimo de intentar averiguar hasta donde podía esa línea energética estar vinculada al propio Cesar o al lugar de los hechos.

 

Esto me llevó a verificar que la foto estaba realizada por una cámara fotográfica compacta de una calidad media y de enfoque fijo, una sola lente de no más de 35mm y una apertura de diafragma fija de 3.8f. Este tipo de cámaras, tiene la peculiaridad al ser de óptica simple de carecer de enfoque manual o automático y menos aún el posible ajuste de enfoque macro, por lo que todo elemento que no esté a más de 45 o 50cm sale desenfocado (fuera de la distancia de profundidad de campo). En cambio otros elementos dentro de la instantánea como, las paredes y el propio Cesar están aproximadamente entre los 2 y 3 metros de distancia eliminando cualquier tipo de  desenfoque .

 

 

 

 

Si observamos con detenimiento la línea iluminada podemos identificarla sobre un nivel visual y físico más cercano al fotógrafo, debido a que los ángulos de la propia esquina de la pared de ese estrecho pasillo están más cerca de la cámara que del propio niño. El nivel de luz recibida sobre esa “línea blanca” está saturada hasta el extremo de eliminar detalles de primera magnitud como puede ser la textura de dicho elemento, aunque se puede percibir en determinados puntos un familiar entrelazado o trenzado. La sensación de que el elemento luminoso sea casi transparente o muy sutil se ocasiona por el efecto de movimiento y balanceo del elemento luminoso que ha permitido fijar el fondo ya que no ha dado tiempo suficiente para quemar o eliminar toda la gama de niveles de color del propio emparedado químico del soporte negativo o cliché.

 

 

 

El destello de flash compacto sobre la “línea de energía” se puede apreciar que ha salido de debajo es decir que la ventana donde se acomoda la lámpara de este está (si miramos la cámara por la parte delantera) a la derecha y la instantánea ha sido tomada ladeando dicha cámara 90º. Esto se aprecia en cuanto se identifica la sombra y estrechamiento de la “línea” en la zona más cercana a la cara de César, este estrechamiento identifica que la sombra dura aparece desde el pliegue inferior y se va desvaneciendo a medida que se eleva por la misma línea del pliegue.

Estas primeras explicaciones, a grandes rasgos son para identificar algunos elementos de la propia instantánea a continuación paso a revisar como he verificado y sacado mis conclusiones a esta “línea de energía”.

La intervención sobre la instantánea fue extraer solo la “línea de energía” y procesarla individualmente para eliminar la falta de enfoque que presentaba ese elemento “inexplicablemente” luminoso del primer plano.

Una vez tratada la sobre-exposición de esta zona del soporte fotográfico y degradado por separado, comenzamos a obtener los primeros resultados que identificarían posteriormente el elemento en estudio.

 

 

 

Sobre este elemento se ajustaron los niveles de brillo, contraste y saturación, sub-exponiendo todos estos  por debajo del nivel de blanco a la que había sido fijada sobre el papel de la propia fotografía. Eliminada la degradación y el exceso de blanco, aparece una sutil malla o trenzado que identifica físicamente el posible elemento “energético”.

Lógicamente el proceso de ajustes necesario fue escalonado y recomponiendo muchos parámetros del interior de esa línea hasta conseguir resaltar los elementos desapercibidos a simple vista, esto llevó a un tratamiento de niveles de luminosidad que por etapas hubo que ir descomponiendo y recomponiendo alternativamente para no dañar los elementos escondidos .

 

 

 

 

 

Este tratamiento y forzado, se realizó solo con la escala de grises, es decir, eliminando las capas cromáticas de R,V,A, o de color que pudieran desviar los niveles reales de saturación y ajustes porcentuales de los tonos monocromáticos grises y blanco, de esta forma, además de eliminar trabajo extra y lentitud al procesador del ordenador, posteriormente se puede reconstruir la escala cromática de colores atendiendo a las barras de tonos grises que van desde el blanco degradándose o perdiendo un 50 % consecutivamente hasta llegar al negro. (Se tomó como referencia otro tipo de correa de fibra más fina y se  realizó paralelamente el mismo proceso que a la de la foto del Sr. Iniesta para ver los resultados en los pasos consecutivos y las posibles variaciones entre estas).

 

 

 

 

 

 

Una representación gráfica de lo anteriormente expuesto en este estudio lo podemos observar en esta reproducción del fallido intento de hacer una foto con este tipo de cámaras fotográficas, dando a conocer mi conclusión sobre el estudio pormenorizado de un elemento aparecido dentro de una instantánea al que se le denomina “línea de energía”, el tan elocuente parecido con determinadas correas de sujeción que acompañan a muchas cámaras fotográficas queda evidentemente demostrado. Este elemento común después de desglosar y compararlo no deja lugar a duda, que la única energía desprendida es la deformación y desenfoque de una correa demasiado cerca del objetivo fotográfico y dentro del encuadre de la propia instantánea y sobre-expuesto por exceso luminoso de la fuente luminosa utilizada para hacer esta instantánea.

 

En Sevilla a 22 de Mayo del 2004, para AÑO CERO informaron

José Manuel García Bautista y Rafael Cabello Herrero.