COMBUSTIÓN ESPONTÁNEA 
 
 QUIZÁS EL MAS ESCALOFRIANTE DE LOS FENÓMENOS PARANORMALES
 
 
 
 

                    
Restos humanos de una combustión espontánea

La combustión espontánea hace arder sus víctimas en pocos minutos sin una razón aparente,  convirtiéndolas así, en un montón de cenizas.
Llamas terribles que parecen tener su origen en el interior del propio cuerpo humano, teoría que provocó grande controversia entre médicos, científicos e investigadores de esos tipos de casos.

La creencia en el castigo de Dios, basado en el libro de JOB, hizo con que en épocas pasadas aceptaran ese fenómeno como el terrible castigo de los cielos.
Hubo muchos casos de ese tipo de fenómeno entre los siglos XVII y XIX.

El escritor  y investigador  Charles Dickens  escuchó hablar de los fenómenos y investigó muchos casos de combustión espontánea y describió algunos que pasaron a la historia.



   EL CASO DEL PADRE BERTOLLI EN 1.789

Bertolli se encontraba orando en su habitación , se oyeron gritos, acudieron para saber que le ocurría y lo encontraran calcinado y con una pequeña llama que se desvanecía.

No pudieron entender como el padre había ardido, y que en tan poco tiempo se hubiera calcinado, pues desde que se escuchó su grito,   hasta que acudieron en su auxilio,  no transcurrieron mas de uno o dos  minutos, lo que hacer pensar que una intensa temperatura consumió el cuerpo de su víctima rápidamente.



 EL CASO DE LA CONDESA CORNELIA BANDI

Abril de 1.731, la condesa de 62 años, se acostó como de costumbre después de la cena.  La mañana siguiente cuando  su doncella fue a despertarla, presenció lo más horrible que un ser humano puede esperar encontrar;  un montón de cenizas a poco mas de metro y medio de su cama,  las dos piernas en perfecto estado,  inclusive tenia las medias puestas, una parte trasera del cráneo, tres dedos quemados y el mentón, todo el suelo estaba pegajoso y por toda la habitación había una substancia grasienta.  Lo mas curioso es que la combustión del cuerpo de la condesa no originó ningún incendio en su habitación,   hasta su cama estaba intacta y la habitación ennegrecida,  pero perfecta,  en un caso así,  seria normal que la combustión de un cuerpo originara un gran incendio, pero en todos los casos de combustión espontánea humana, inclusive hubo casos en que ciertas prendas de la ropa de las víctimas estaban inalteradas por el fuego, ¿como es posible?



 EL CASO DE LEÓN EVEILLE CALCINADO EN SU COCHE EN 1.971

17 de Junio,  Francia,  el cuerpo quemado de  León Eville
de 40 años de edad fue encontrado dentro de su vehículo, lo que podría parecer un simple incendio del vehículo con consecuencia de muerte,  dejó de serlo cuando se descubrió que los cristales de su coche estaban fundidos,  hecho que no podía ser posible ya que,  para fundir el cristal se necesitarían temperaturas superiores a los 1.000 grados y un coche en llamas, difícilmente sobrepasaría los 700 grados, entonces ¿QUE OCURRIÓ?  Nadie supo explicar como se fundieron los cristales del vehículo.

 

 


 EL CASO DE LA SEÑORA COCH RANE EN 1.904

17 de Diciembre, encontraron su cuerpo carbonizado sentado tranquilamente en una silla,  estaba desfigurada, no se escucharon gritos, y pocas cosas a su alrededor se quemaron.
 


 CAS0 PUBLICADO EN British Medical Journal  EN 1.905

La policía fue llamada porque,  en la vivienda de una anciana salía humo,  entraron en la casa y se encontraron con un cuadro escalofriante, un montón de cenizas y huesos humanos calcinados sobre el que yacía un cráneo , todo estaba delante de una silla, sin embargo un mantel que se encontraba a unos 90 centímetros del sitio estaba intacto, el techo presentaba quemaduras como si el fuego saliera de la propia víctima en sentido ascendente y con mucha intensidad. Tampoco en este caso se encontró ninguna  explicación por parte de los expertos.




 ¿COMO OCURRE EL FENÓMENO?


Parece ser que las combustiones ocurren muy rápidamente y a una temperatura demasiado elevada, la víctima se encuentra viva,  y de repente ocurre el fenómeno y en pocos minutos se encuentra reducida a cenizas.
Todos los expertos coinciden en que para calcinar un cuerpo humano hasta que se convierta en cenizas se necesitaría gran cantidad de combustible, muchas horas, y una temperatura muy elevada  (8 horas a 1.100 grados centígrados) y mismo así los huesos no se calcinarían,  se necesitaría elevar la temperatura a unos 1.700 grados centígrados para ello.

¿Como explicar que en algunos casos  las víctimas se encontraban en la cama y las sabanas estuvieran intactas,
o sentadas en una silla sin que se vieran afectadas ni su ropa ni la silla?  Realmente es un hecho desconcertante  y   sin explicación.

En 1.948 el Doctor F.S. Reynolds,  apesar de rechazar el fenómeno, admitió a la Sociedad Patológica  de Manchester, que los casos desconcertaban cualquier escéptico, y comentó uno de los casos .  Una mujer de 40 años que se encontraron próximo a una chimenea  por la mañana y todavía ardía,  pero había detalles inquietantes,  el fémur  estaba totalmente carbonizado,  pero las medias que tenia puesta no habían sufrido ningún daño.  ¿Como es posible?

En 1.905 una anciana ( Elizabeth Clark) ardió en la cama de un hospital  sin que se quemaran las sabanas de la cama, sobrevivió al fenómeno, y fue interrogada por especialistas , pero no pudo dar una versión de los hechos,  murió poco después,  pero se sabe que no luchó ni gritó, como seria propio de una persona que está en llamas.  ¿Porque?  ¿ Es que hay algún proceso psíquico que anula el dolor durante el fenómeno?

La ciencia  siempre a rechazado el hecho del fenómeno de la combustión espontánea, basándose en que nadie la visto en el momento en que ocurría, ademas decía que los testigos no eran dignos de ser un buen observador y menos de confianza.

Los pioneros de la patología intentaron dar una explicación a los fenómenos de la combustión espontánea humana,  según su teoría, el cuerpo humano podría generar ciertos gases que contactando con el oxígeno se inflamaban generando así el fenómeno, pero no se encontró ese tipo de gas ni en el cuerpo vivo y ni en cuerpos muertos en estado de putrefacción.

 

 




 Dixon Mann y W. A. Brend, en su Forensic Medicine and Toxicology (1914)

 Un hombre obeso  murió dos horas después de ingresar en el hospital Guy de Londres, en 1885.
Al día siguiente  su cuerpo estaba muy hinchado, con la piel estirada y  lleno de un  gas,  pero no había señales de descomposición.  Cuando se le pinchó  la piel, el gas salió y se quemó con una llama parecida a la del hidrógeno;  ardieron simultáneamente más de una docena de llamas. ¿ Si el hombre hubiese muerto cerca de un fuego, hubiéramos tenido otro caso de "combustión espontánea?

Iván Sanderson y Vicent Gaddis, estudiaron la formación de fosfágenos en el tejido muscular, en especial la vitamina B1.
En ciertas personas sedentarias, el fosfágeno, compuesto similar a la nitroglicerina y de formación endotérmica, podría acumularse en cantidades anormales, de manera que los cuerpos se volvieran  combustibles.  Esta teoría podría determinar el porque arden, pero , ¿Que es lo que inicia la combustión?

Charles Fort,  fue un pionero en recopilar fenómenos paranormales, y estudió las combustiones, los casos fueron recogidos en periódicos y revistas médicas donde los forenses siempre hablaban de estufas , cerillas, y descuidos que originan el accidente del incendio,  pero se enfrentan con cosas que como siempre,  dentro de lo paranormal, contradicen las leyes de la física.

Hubo quien decía que quizás un asesino era el que encubría sus crímenes quemando los cadáveres dando lugar a la especulación, de lejos de ser un homicidio, era un fenómeno paranormal, pero las condiciones en que ocurre tal fenómeno, temperatura,  rapidez,  y  calcinación total de los huesos humanos en corto espacio de tiempo, contradice la teoría de un homicida, o varios,  que se libraban de los cadáveres quemándolos para encubrir sus crímenes.

Se sabe através de investigadores modernos que los casos de Combustión espontánea humana son mas frecuentes de lo que parecen, cada vez mas casos son testificados por médicos, y que probablemente aumentarían si las personas no tuvieran miedo al ridículo de contar fenómenos que desafían a todas las leyes físicas conocidas.
                                                             (Brasi)   J Jiménez