¿QUE ES LA HIPNOSIS?

Mucho  se ha dicho sobre la hipnosis, algunas personas creen que la hipnosis es algún tipo de poder sobrenatural que influye sobre un individuo obligándole a realizar cosas absurdas y sin sentido como se suele ver en espectáculos donde el hipnotizado hace todo lo que el hipnotizador le manda.

Es errónea la impresión que da ese tipo de demostración, pues un individuo hipnotizado no suele realizar nada que vaya en contra de su moralidad o principios,  por ello en las demostraciones de hipnosis, suelen sugestionar al individuo con cambios gustativos, olfativos, auditivos, visuales o locomotrices, como por ejemplo, cuando el sujeto esta inducido en trance y  se le ofrece una cebolla diciéndole que es una sabrosa manzana, automáticamente el sujeto empieza a comérsela con gran placer, y el publico se pregunta:¿Como es posible que disfrute?


La respuesta es sencilla,  al recibir la información de que se trata de una sabrosa manzana, la mente del sujeto busca en la información inconsciente, el archivo que contiene la información del sabor de una jugosa manzana, rápidamente el cerebro procesa la información, anulando la verdadera recepción del gusto de la cebolla, cambiándola por el sabor de una manzana, entonces el sujeto experimenta la misma sensación de sabor de una rica manzana y por ello expresa satisfacción al degustar la cebolla. (Ese tipo de demostración la suelen hacer en espectáculos)
Se provocan también alteraciones en la audición ordenándole al sujeto que en tal momento escuchara una música específica y deberá bailar al sonido de ella, y el sujeto empieza a bailar según la música que su mente le proporcione o a la indicación del operador.
Son infinitas las sugestiones que se pueden dar a un determinado sujeto para demostrar la efectividad de la hipnosis, alteraciones locomotrices, el sujeto experimenta rigidez muscular,  alteraciones de temperatura, frío u calor excesivo,  visuales, ver determinadas cosas o situaciones que no existen en el momento, etc.
LA HIPNOSIS BAJO LA LUZ DE LA PSICOLOGÍA

La palabra hipnosis proviene del griego, HYPNOS, sueño, pero la hipnosis, al contrario de que muchos creen, no es un sueño inducido, es un fenómeno de alta concentración. En el sueño, la atención es nula, sin embargo se ve muy potenciada en estado hipnótico. El sujeto no esta dormido, sabe exactamente donde esta y lo que esta ocurriendo.

La hipnosis se conoce desde tiempos inmemoriales, pero se empezó a utilizar con fines curativos  en el siglo XVIII con Mesmer, el lo llamaba de magnetismo animal, en el siglo XIX, Charcot y Janet , médicos importantes,  hicieron uso de ella, pero pasó por una fase de descrédito y  fue relegada al olvido, se sabe que en la antigüedad se uso como anestesia en operaciones bastante delicadas, como amputaciones de miembros, y otras en las que se operaba sin ningún tipo de dolor, pero con el descubrimiento de los anestésicos, la hipnosis prácticamente se dejo de utilizar siendo substituida por la química anestésica que es mucho mas prejudicial.

El uso de la hipnosis en espectáculos teatrales y circenses, desacredito una vez mas ese método, pero en 1.930 la hipnosis empezó a ser utilizada de forma científica.
En España un grupo medico, que utilizaba esas técnicas hipnóticas, la denominaron de SOFROLOGÍA, una manera de diferenciar el uso científico del de espectáculo.

En el PAPIRO DE EBERS, con una antigüedad estimada en 3.000 años dentro de la cultura egipcia, existen referencias a métodos de inducción al sueño, y ciertas condiciones maravillosas al ser humano, también se sabe que en el famoso templo de Esculapio, en Grecia, los expertos utilizaban técnicas de hipnosis para curar a los enfermos.

Desde el siglo X, médicos musulmanes utilizaban ciertas técnicas hipnóticas para curar o saber cual medicina se le debía recetar al paciente, se sabe también que Sigmund Freud, que fue mal hipnotizador, partió de la base de los contenidos inconscientes del ser humano en estado hipnótico, para desarrollar una técnica que pudiera acceder a ese contenido y solucionar ciertos problemas y enfermedades psicosomáticas, sin tener que utilizar la hipnosis, ese fue el inicio del psicoanálisis de Freud.

La hipnosis es un estado alterado de conciencia, donde el individuo se sumerge en su mundo interior ayudado por el hipnólogo, que utilizando técnicas especiales, ayudan al sujeto a relajarse, bajando sus ciclos cerebrales y provocando el estado alfa, en que el sujeto empieza a estar sugestionable, pero para eso es importante que entre el hipnotizador y el sujeto exista un Rapport, o sea una transferencia de confianza que el sujeto necesita para alcanzar niveles profundos en el estado hipnótico, es fundamental que el sujeto se sienta protegido y principalmente acompañado en ese viaje que va a emprender a su mente inconsciente.

Esa experiencia onírica es muy efectiva, y no es necesario un estado profundo de trance para que el resultado de la hipnosis sea satisfactorio, pues la hipnosis trabaja con la sugestionabilidad del sujeto, provocando por medio de sugestiones, que las  ideas positivas se almacenen en su mente inconsciente haciendo con que el consciente actúe en consecuencia.

Recordemos que absolutamente todos los hechos de nuestra vida empiezan a archivarse desde la vida intra uterina, o sea, desde el útero materno vamos archivando información de todo lo que sentimos, y cuando nacemos, seguimos registrando todos los datos en nuestra mente, se van formando archivos que van determinando nuestro comportamiento futuro, reacciones, tendencias, educación, normas sociales, razonamientos, etc.

 Basados en esos archivos es que formamos nuestra individualidad, nuestra personalidad y nuestra manera de interpretar el mundo exterior, los primeros ejemplos de conducta son absorbidos de los padres  y  familia que son los primeros que le rodean y de ellos aprende ciertos parámetros de comportamientos, después cuando se relaciona con los primeros amiguitos en su infancia, el colegio,  los vecinos, lo que va percibiendo en el entorno, van modificando o sumando mas datos en su mente.

La primera infancia es la fase fundamental para el desarrollo de nuestra personalidad, después en la pubertad y adolescencia, se van desarrollando los sentimientos,  la forma de ser y descubrir el mundo, la sexualidad, etc.
Por eso se dice que el hombre adulto es lo que a aprendido de su entorno mas la suma de sus traumas de infancia, entiéndase trauma, por cualquier hecho vivencial que ha causado un impacto emocional en el niño, pues la mente infantil es cien veces mas impresionable que la de un adulto.

Lo que  puede parecer un comentario sin importancia, puede causar un trauma en la mente del niño, por ejemplo, existen ciertos padres que repiten cosas negativas a sus  hijos, tales como; eres un inútil, solo dices tonterías, eres mal niño, si no comes viene el hombre del saco... etc., sin querer están sugestionando al niño con repeticiones que al final crean raíces en su mente inconsciente y cuando adultos les genera inseguridad, timidez, sensación de culpabilidad y un sin fin de complejos que, mismo que no se tenga conciencia de los traumas escondidos en su inconsciente, el consciente echa mano de esa información siempre que tenga que enfrentarse a las situaciones cotidianas y a las relaciones ínter personales.

 El inconsciente es, el disco de programación de nuestro ser, si hay información equivocada o negativa, la persona actuara en consecuencia de lo que tiene de información en ese lugar de la mente, pues el inconsciente marca los parámetros que el ser humano debe seguir, mismo que, no tenga conciencia de ello.


¿TODAS LAS PERSONAS PUEDEN SER HIPNOTIZADAS?

La mayoría de las personas pueden ser hipnotizadas sin embargo, la profundidad del trance, oscilara desde un estado cercano a estar despierto, hasta un profundo estado de sonambulismo.
Según estudios, solo un 20% de las personas pueden llegar a un estado de trance tan profundo como el sonambulismo, pero eso depende de la emotividad y otros factores del sujeto, pero esta demostrado que esos valores no son significativos, visto que mismo en trance leve, los efectos terapéuticos son bastante efectivos.

 

 

 

volver