HISTORIA DE LA HIPNOSIS  

 

 

Los fenómenos psíquicos han existido siempre. Lo que nosotros denominamos magnetismo, hipnotismo, sugestión, telepsiquía, constituyen la parte experimental de la ciencia secreta reservada en la India, Caldea, etc... Así pues diría que hablar de Hipnosis y sugestión, supone tratar una cuestión tan antigua como el mundo en que vivimos.

 

La sugestión existe desde el momento en que los seres humanos se comunicaron. con posterioridad, este componente fue elaborado y desarrollado en la hipnosis. No es posible fijar el momento de la historia en que se produjo este acontecimiento. Probablemente fue un proceso largo y costoso, con aciertos y errores. Lo cierto es que los elementos sugestivos aparecen ya en los datos más antiguos que poseemos sobre el ejercicio médico y sobre los fenómenos religiosos bien en forma de sugestiones explícitas, bien como sugerencias implícitas en actos mágicos o religiosos.

Al parecer, ya entre los egipcios, las prácticas sugestivas eran conocidas y ejercitadas en los templos. En el antiguo Egipto existían dos clases de medicina: una que se aplicaba al pueblo y otra la que se utilizaba en las altas esferas sociales. En la primera se realizaban prácticas mágicas que no eran más que maniobras sugestivas, (imposición de manos, por ejemplo), en tanto en la segunda probablemente se llegaba a practicar la acción terapéutica de la hipnosis.

Del mismo modo se relatan en la India curaciones producidas por la acción psíquica, sin que mediase procedimiento físico alguno; se dice que también los chinos conocían la existencia e importancia de la sugestión y del apoyo psicológico en el tratamiento de las enfermedades. Entre los antiguos griegos la palabra curativa y sugestiva tenía un valor médico o terapéutico. También los romanos practicaron las artes sugestivas que habían heredado de los egipcios y de los griegos, y en sus santuarios las curaciones sugestivas eran acontecimientos cotidianos.

Durante la Edad Media se hacía intervenir la "Influencia de la idea" para explicar el papel de los amuletos, talismanes, etc... Después del incendio de la biblioteca de Alejandría por Teodosio, la antigua ciencia psíquica, agotada en sus focos primitivos, reducida por la dispersión de sus prácticas, debió duplicar en prudencia para proteger sus restos. Este fue el origen de las sociedades secretas, que se encuentran en la Edad Media, mantenedoras del saber oculto. Hasta comienzos del Renacimiento, los fenómenos psíquicos fueron considerados, incluso por los que sabía obtenerlos, como efectos sobrenaturales, que implicaban una derogación en el orden de las leyes de la Naturaleza. Paracelso y algunos otros hicieron brillar, de cuando en cuando, una luz de verdad en la cuestión y proclamación la acción del hombre por sí mismo sobre los otros.

Pero es Mesmer a quién se debe el primer paso decisivo hacia una interpretación más racional del psiquismo. Mesmer (1734-1815) recoge las teorías de Paracelso (curación mediante imágenes); y descubre el MAGNETISMO ANIMAL. Mesmer en un principio creía que era la Magnetita, la responsable de las curaciones por medio de poderes sideromagnéticos, pero al comprobar que la curación se producía asimismo sin este material, pensó que el "poder curativo" residía en el hombre. Con el cirujano inglés James Braid (1795-1860) se empieza a hablar de Hipnosis. Braid estableció que no todo el mundo podía ser hipnotizado en un primer ensayo, sino que por el contrario, hacían falta con frecuencia dos, tres e incluso más ensayos, y por último que no era igualmente profundo en todos los sujetos.

Liebault (1823-1904) fundador de la escuela de Nancy, creyó que el estado hipnótico es un estado de sugestión que produce efectos inhibitorios y que atenúa o hace desaparecer la sensibilidad. Liebault demostró que por la sugestión era posible obtener, en este sueño artificialmente engendrado, resultados verdaderamente sorprendentes; combatir con éxito los defectos, las costumbres, los vicios y curar determinadas enfermedades. Años más tarde, concretamente en el año 1882 Charcot delimita los estados hipnóticos, letárgico, cataléptico y sonambúlico.

Este período de entusiasmo se prolonga hasta bien entrado el año 1895. El golpe de gracia lo dio el doctor Bernheim, según el eminente profesor de la facultad de Nancy, el sueño hipnótico no es debido a una acción física, sino psíquica. La fijación de la mirada de un punto brillante incluso sin sugestión la idea de dormir. Dado el extraordinario desarrollo de la terapéutica hipnótica y de sus innumerables éxitos, era lícito pensar que iba a perfeccionarse y a implantarse definitivamente en la praxis médica. El campo de aplicación de la técnicas hipnóticas, es prácticamente ilimitado. comprende dos grandes sectores; el primero es el sector de la aplicaciones médicas y dentro de la medicina, especialmente la psiquiatría. el segundo está constituido por la psicología con dos puntos de interés máximo: uno la investigación, otro la mejora de rendimientos.

Cabe únicamente añadir que dentro de la medicina, puede también incluirse la aplicación de la hipnosis para obtener una mejora de rendimiento corporal. La hipnosis es por lo tanto de una importancia notoria bajo el punto de vista del bienestar de la humanidad, todo el secreto de la sugestión hipnótica podría sintetizarse

en una frase: "TODA IDEA ACEPTADA POR EL CEREBRO TIENDE A

CAMBIARSE POR ACCIÓN".

  volver